De grandes emporios se ha construido el mundo

De grandes imperios se encuentra hecha la historia, incluso hasta nuestros días ello sigue siendo una constante, una muestras de ello son las joyerías de la familia Tous, que en la actualidad se encuentran a cargo de rosa tous oriol. pero que en sus inicios no eran más que unos comunes vendedores de relojes a plazos. Pero que con el paso del tiempo, su símbolo mundial, el dije del osito se encuentra brillando en personajes como Kylie Minogue y Jennifer López. 

Al principio solo se trataba de un duro a la semana por el precio de las letras a plazos para comprar los despertadores que se vendían en la relojería Tous ubicada en Manresa. Pronto,  Salvador uno de los hijos de la familia aprendió lo que era darle empuje al negocio que había sido fundado por sus padres en 1920. Otro de los emporios que en la actualidad siguen vigentes y es cercano a esta época, es el de la Fórmula 1, pues este casi nace a la par con el surgimiento de los automóviles. 

La Fórmula 1 vive sus primeros días en el legendario Grand Prix motor racing, en Francia, en la época en la que aún no existían circuitos preestablecidos por lo que las carreteras eran las encargadas de darle espacio a los primeros desafíos de tal género. Aunque se hizo necesario esperar hasta que la Segunda Guerra concluyera para poder alcanzar una verdadera organización y reglamentación de este tipo de carreras, y con ello cobrasen forma en la prototípica Fórmula A, que durante el año 1946 alcanzó a erigirse como la primera categoría mundial del automovilismo, tiempo antes de darle paso a la Fórmula 1.

De la forma en como lo conocemos en la actualidad, el primer gran campeonato de Fórmula 1, tuvo su origen en 1950 cuando una multitud de personas asistieron a la carrera de Silverstone, llevada a cabo en el Reino Unido, donde alcanzó la gloria el piloto Giuseppe Farina, quien conducia un Alfa Romeo, el cual fue escoltado por el legendario piloto argentino Juan Manuel Fangio, quien era su compañero de escudería.

Transcurrida esa primera década de vida de la Fórmula 1, Fangio se encargó de conquistar el primer gran récord de la categoría, ganando 5 campeonatos mundiales, la cual fue una marca que solo ha logrado romper Michael Schumacher, valga mencionar, casi medio siglo más tarde. A modo de coincidencia, se alcanzó tal hazaña cuando la tecnología comenzaba a cobrar forma, y el motor que hasta entonces era delantero, fue situado detrás del piloto.

Para la década de los 60, Lotus se encargó de introducir lo que sería el siguiente gran salto, presentando el primer automóvil monocasco hecho en aluminio, que junto a los avances aerodinámicos, fueron los que se consolidaron durante la década de 1970, dotando a la Fórmula 1 de una velocidad que hasta el momento no se conocía. 

Pero así como todo era muy emocionante, también se tornó sumamente trágico en el momento en el que se produce la trágica muerte de Ayrton Senna y Roland Ratzenberger, en la década de 1990, lo cual obligó a la Federación Internacional del Automóvil a que se introdujeran drásticos cambios para incrementar la seguridad de los vehículos evitando la muerte de algún otro piloto en la pista hasta entonces.

En nuestros días, la Fórmula 1 se ha convertido en un espectáculo de carácter mundial al que asisten más de 500 millones de personas, siendo la categoría automovilística a nivel internacional más seguida de todos los tiempos, en la que su afición no deja de crecer a con el paso del tiempo.