El Gran Premio de Austria se vuelve a correr este fin de semana

Austria dio inicio al campeonato mundial de Fórmula 1 este mes de julio, debido a la pandemia, y con ella la suspensión de los espectáculos deportivos, y a una apertura parcial pero sin público, ello sin mencionar el contexto global que resulta de importancia, entre ellos, la oleada de protestas que se viven en contra del racismo y todas las consecuencias económicas que conlleva el coronavirus. Todo pesara en este campeonato con las pruebas libres y tendrá su primer Gran Premio de Austria este domingo.

Por lo visto los favoritos en las pruebas libres, son los Mercedes Benz de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, quienes coparon bastante cómodos las primeras posiciones, y de seguro lo sean en el transcurso de este campeonato tan reducido como europeo.

Resulta caro correr

Luego de ser declarada la pandemia por la Organización Mundial de la Salud, la Fórmula 1 tomo la decisión de posponer su inicio, y aunque se demoró en tomar dicha decisión, los competidores ya estaban instalados en Melbourne y nadie quería perder la millonaria inversión que supone el montaje de un Gran Premio de Fórmula 1, sin mencionar los costos que asumen los equipos y esperan ir amortizando carrera a carrera.

Se encendieron las alarmas cuando un mecánico perteneciente a McLaren resultó positivo de covid-19, pero aun no era suficiente y se quería continuar con la fecha. En medio de todo, la única voz que sonaba discordante era la de Hamilton, no siendo la primera vez que el campeón, que valga destacar es bastante afecto al uso de sus redes sociales, procediera a dar su opinión desde un punto de vista poco usual dentro de la Fórmula 1, el político.

Luego de las protestas desatadas en Estados Unidos y Europa debido al asesinato de George Floyd, Hamilton comenzó a hablar fuertemente debido a su afrodescendencia, marcado su posición: “La Fórmula 1 es un deporte dominado por blancos. Tenemos que tratar de que sea más diversa”, evidentemente tiene razón. Y ante ello no han faltado, quien haga la observación de la casi nula presencia de mujeres detrás del volante. A ello se le puede agregar que, se trata de personas bastante adineradas, o integrantes de estas familias quienes son capaces de sostener una actividad tan costosa desde la infancia del deportista, hasta que este llega a su mayoría de edad, sin dejar a un lado los patrocinadores.

A estas alturas, sabemos que estamos bastante lejos de que exista un automovilismo de corte socialista, aunque si nos remitimos a equipos como Williams, en estos meses se puso en venta por la ausencia de ingresos, por lo que posiblemente no verían con mal ojo que se hiciera un reparto más equitativo de las ganancias que dejan las transmisiones. También se podría insistir en la diversificación del origen de los pilotos. Un dato quizás alentador del viernes: en las pruebas de Fórmula 2, la categoría que antecede a la Fórmula 1, el más rápido fue el piloto chino Guan Yu Zhou.

Si se toma de nuevo el reclamo de Hamilton, debemos acotar que alcanzó gran éxito y valga decir que por un carril bastante inesperado. Mercedes, su equipo cambió el color de los autos a fin de apoyar al movimiento Black Lives Matter, y aunque nos parezca un tanto increíble, para este año las “flechas de plata” serán negras.