Sergio Pérez, estrella de fórmula 1 en recuperación

En el mundo de la fórmula 1, son pocas oportunidades hemos sido testigos de la sustitución “in extremis” de un piloto titular por un suplente en plena carrera, esto es lo que sucedió por ejemplo con S.Pérez quien en medio de la carrera dejó su volante para ser tomado por Pedro de la Rosa, esto como consecuencia luego del choque realmente violento que sufrió unas semanas antes en las calles de Monte Carlo, esta situación se torno un poco más excepcional si se toma en cuenta que ese mismo piloto mexicano el que tomó la decisión de bajarse del coche, justamente luego de disputar la primera vuelta de entrenamientos libres en Canadá, donde notó severas molestias que le llevaron a “auto descartarse”.

Esta es una decisión sumamente difícil en los pilotos, que se caracterizan por su extrema competitividad y voracidad, cualidades que los hace enterrarse en el asiento y además obliga a todos los entrenadores a sacarlo de mala manera para mantener plazos prudentes de recuperación, por lo tanto es lógico pensar que las molestias de Pérez vividas en Montreal de alguna forma tuvieron un gran impacto, así mismo es importante reconocer la responsabilidad y honestidad de Sergio Pérez al tomar una decisión prudente que hace notorio su enorme madurez a pesar de su corta edad.

Pérez fue quien tomó la decisión de volar desde México hasta Canadá para poder ponerse en manos de su fisioterapia de confianza, quien se tomó la molestia de asistirlo en algunas ocasiones dentro de las instalaciones del Grupo Hospiten ubicado en Puerto Vallarta, con una carta de aprobación directa de Pedro Cobiella quien es el máximo jefe de esta marca sanitaria, todo para realizar una preparación especial a Pérez con el objetivo de eliminar las consecuencias del brutal choque vivido en Mónaco, “Me he dedicado a prepararme muy bien para la próxima carrera, me siento muy bien y esto súmamente impaciente por correr en Valencia”- comentó Pérez al ser entrevistado luego del accidente.

En esta oportunidad su entrenador Sauber se encontraba en sobre aviso de que esos “malestares” pudieran reincidir, por lo cual se le indicó estar más que preparados por si tenían que necesitar a otro piloto en la carrera, bien sea el propio Pedro o tal vez Esteban Gutiérrez, quien es parte de este grandioso equipo de Fórmula 1. Cuando suceden esta clase de accidentes, sus consecuencias suelen ser mayores a lo que se puede observar a simple vista, se trata de golpes y laceraciones realmente brutales que crean grandes consecuencias en la función motora del cuerpo.

Mismas situaciones fueron vividas por Robert Kubica durante la competencia GP de Canadá en el año 2007, o tal vez el impacto sufrido por Felipe Massa durante el GP celebrado en Hungría durante el año 2009 cuyas consecuencias lo mantuvieron apartado por muchos meses de la competencia, son situaciones que no deben tomarse a la ligera y ser atendidas con la seriedad que lo amerita, así mismo los competidores deben ser conscientes y tomarse todo el tiempo de descanso que necesiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *